Archivo mensual: agosto 2010

Estudiar y saber escuchar, entrevista con Griselda Hernández

Foto Notimex / Griselda Hernández, directora general de UPS México

Por Mayra Martínez Medina

México, 30 Ago. (Notimex).- ¿Qué pasó cuando ascendí en mi carrera? nada, no hubo nada que sacrificar. Me dí cuenta de que al tener claros mis objetivos y buscar el balance de vida todo ocurre sin mayor problema.

Estas palabras adquieren sentido cuando Griselda Hernández, directora general de UPS México, relata los acontecimientos que la vida ha jugado en su favor. Ascendió a la dirección general cuando la compañía creó un networking para mujeres.

“En el 2006 la empresa hizo un estudio para identificar las razones por las cuales las mujeres valiosas empezaban a renunciar. Se dan cuenta de que la decisión tenía que ver con la familia. Pensaban que una mayor responsabilidad les quitaría el balance de vida. Entonces, la empresa mandó el mensaje de que la responsabilidad profesional y personal no están peleadas”.

Detrás de la dirección general de Griselda Hernández hay una trayectoria de 18 años. “Ingresé a UPS en el momento en que la empresa llegó a México, necesitaban ingenieros industriales y yo soy ingeniero industrial”.

Da un ligero suspiro y continúa, después de un tiempo fui gerente de área. Posteriormente me hice cargo de un centro de operaciones donde tuve oportunidad de vivir el trabajo del día a día, con todo lo que representan las oportunidades y retos de liderar a un equipo de hombres que están acostumbrados a ver a las mujeres en otra táctica.

Esta oportunidad me llevó al área de atención al cliente lo cual me dio otra visión de la dinámica que debe tener un negocio. Luego entré al departamento de ventas con una nueva óptica y después a la dirección comercial, donde se desarrollan las estrategias de crecimiento del negocio. De ahí me fui como directora general a República Dominicana, dice con orgullo no sólo en el tono de voz, también con su postura corporal.

Al hacer una retrospectiva, pareciera que el destino condujo a Griselda a esta compañía, “trabajando en Philips me llegaban sobres de UPS, no sabía lo que era hasta que recibí una invitación, me preguntaron si me interesaba una entrevista, cosa que hice y 18 años después aquí estoy”.

-¿Fue casualidad que llegarás a UPS?

– Siempre fui muy clara en lo que quería: trabajar en una empresa de servicios, fue una de mis decisiones más importantes.

La claridad de objetivos es una característica de esta mujer que también es mamá “inicie mis estudios en la Universidad Panamericana, mis padres pagaron el primer semestre; para el segundo me dijeron que ya no podían y que había que buscar una alternativa, entonces dije que la única alternativa era seguir estudiando en esa escuela y me puse a trabajar”.

-¿Qué te dio el éxito dentro de UPS?

– Dos cosas claves: continuar con los estudios, hice una maestría en Administración en el Tecnológico de Monterrey, la enfoqué hacia la Alta Dirección. Esto lo complementé con mi experiencia, vivir las diferentes áreas me dio la visión para identificar lo necesario para crecer.

La otra clave importante es platicar con la gente, a través de ellos puedo detectar las necesidades, el recurso humano es lo más importante de la compañía. Así fue como del 2006 a la fecha crecimos de 22 a 73 centros operativos, lo que nos ha permitido cubrir la mayor parte del territorio nacional.

-En este proceso de identificar necesidades y adelantarte a las soluciones ¿cuáles son los retos que vienen para ti dentro de la compañía?

– Viene una nueva cultura laboral, el mundo por sí mismo y México van a cambiar, necesitamos anticiparnos a los cambios de nuestra fuerza laboral. Puedo ver que los jóvenes egresados de las universidades no están dispuestos a hacer carrera en las compañías, quieren aprender y llevar el aprendizaje al siguiente paso. Tenemos que anticiparnos a retener al talento y a desarrollar personas que suplan a estos talentos con poco interés de estar tanto tiempo en un mismo lugar.

Estos cambios que estamos enfrentando me gustan “todos los días me levanto con ganas de hacer algo diferente y además pasa. Todos los días son diferentes, ninguno es igual, es la versatilidad de mi trabajo, y al disfrutarlo puedo externarlo a los demás”. Hoy aspiro a dirigir la operación de UPS en otro país.

NTX/MM/MUJER10

Acertar en el corazón de la gente, el blanco de Ana María Olabuenaga

Ana María Olabuenaga Chemistri, creativa

Mayra Martínez Medina México, 25 Ago. (Notimex).- “Nunca me planteo metas a largo plazo. No veo la vida tan a la distancia”. Y fue así, viviendo el presente, como Ana María Olabuenaga se volvió la autora de ideas que perduran como “Soy Totalmente Palacio”.

“Es más – confiesa – me sorprendió cuando mi marido me propuso matrimonio y me dio el anillo de compromiso. Me sorprendió que alguien supiera lo que quiere para toda la vida”. Cuando recuerda la forma en que le entregaron el anillo de compromiso todavía abre los ojos con una expresión de asombro, mirando la superficie de su escritorio rojo.

 “Soy Totalmente Palacio” es casi, casi un genérico, entre los consumidores mexicanos que sin más explicación refieren una buena y exclusiva posición económica. Olabuenaga Chemistri asegura: “mi trabajo no es banal, más bien es fantástico, es apasionante estar analizando la antropología del consumo”.

A diferencia de las empresas que todo el tiempo ajustan procesos de producción para optimizar resultados a fin de dar batalla en el mercado, Ana María trabaja con sentimientos.

Una vez más se acomoda en su silla de trabajo, coloca sus codos sobre el escritorio, extiende las manos hacia fuera y explica con su tono de voz fuerte y medio ronco: “es interesante observar al ama de casa cuando va al supermercado y visita cada uno de los pasillos, porque cada uno lo vive de manera distinta”.

 “Si ella entra al pasillo donde están los champús va a pasar mucho rato ahí porque se siente mujer, se quiere ver guapa; pero si el pasillo de junto es el de los detergentes y cosas de limpieza pasará menos tiempo, en ese pasillo está el ama de casa, es el pasillo de la rutina, del deber ser; por lo tanto, el rol entre un pasillo y otro es diferente”.

Después viene algo maravilloso: si esa mujer visita el pasillo donde están los pañales le dedicará un tiempo y cuidado especial, se va a quedar otro rato y al momento de pagar si los pañales son caros, dejará el champú que escogió. Esos momentos dentro de la tienda revelan una cantidad de emociones y aspiración de roles.

Mamá Lucha, es una creación de Ana María Olabuenaga, ¿cómo entiendes y manejas los polos de sentimientos, le hablas a la mujer que tiene 15 mil pesos para comprar en cualquier momento un vestido en el Palacio de Hierro; pero también a la ama de casa que va a la Bodega Aurrera?

-No son polos opuestos, cada producto tiene objetivos distintos, son audiencias distintas con aspiraciones diferentes, lo emocionante es encontrar cómo platicar con ellos. Eso me encanta. “En este trabajo me uso a mí misma. Trato de imaginar lo que se siente ir al supermercado con 180 pesos y mi vivencia la pongo al servicio de la cuenta para la que trabajo. Pienso que siempre hay algo de ti dentro de los consumidores.

“Trato de entender el contexto económico y político, y el por qué afecta a la gente. La gente, dentro de lo terrible busca una válvula de escape.

“Todo el tiempo las personas sienten y supongo que los grandes e importantes sentimientos son universales y atemporales, entonces si uno es lo suficientemente sensible, uno puede seguir acertando en el corazón de la gente”.

Su carrera inició a finales de la década de los 80. De entonces a la fecha ha presenciado una proliferación de opciones, tanto de productos como de canales de televisión.

Recuerda que “en los 80 había seis marcas de coches, hoy existe una gran cantidad de opciones. El cambio es brutal, y crea angustia para el consumidor”.

Para dimensionar el impacto del cambio, la empresaria egresada de la Universidad Iberoamericana trae a la memoria una anécdota.

“Cuando era niña había una película que no podía entrar a ver: El último tango en París, ni siquiera estaba clasificada para adultos. Hace un mes mi esposo me dijo ¿ya viste que está El último tango… en la televisión?, lo que más me impactó fue que estaba clasificada para adolescentes, eso habla de un relajamiento”.

-En medio de esta vorágine, en la que reconoces que los cambios no siempre son buenos ¿qué te ha mantenido como una publicista exitosa?

 – Que he tratado de tocar honestamente el corazón de la gente, ir imaginando a las personas, hacer de una comunicación masiva, una comunicación personal. Eso es apasionante.

NTX/MM Mujer10 mmartinez@notimex.com.mx

¿Hasta cuándo seremos productivos?

Sólo dos de cada 100 personas de 65 años tienen solvencia económica, de acuerdo con información de Seguros Monterrey New York Life.

En la reflexión de días anteriores “en plena crisis económica, ¿qué significa ser joven?”, mencioné que quienes laboramos bajo el régimen de seguridad social de 1997 a diferencia de nuestros padres, tíos y abuelos no tendremos un ingreso mensual asegurado.

Este fenómeno implica aprender a ser emprendedores, es decir a manejar negocios con planeación y visión que estén generando ingresos para cuando seamos adultos mayores. Pero, los números de la aseguradora revelan otro gran problema: la falta de ahorro.

Al hacer cuentas la gente que hoy tiene 65 años seguramente laboró bajo el régimen social de 1973, en consecuencia, tiene una pensión. Si dos de cada 100 adultos mayores no tienen solvencia es debido a la falta de ahorro no hay que descartar que la insuficiencia de ingreso; ¿pero quién nos enseñó a ser económicamente autosuficientes y productivos?, es decir a no depender toda la vida económica de una empresa.

La aseguradora informa que la presión financiera sobre la población económicamente activa amenaza con hacerse insostenible, ya que se estima que para el 2050 uno de cada cuatro ciudadanos tendrá más de 65 años. “Cada vez tendremos un menor número de jóvenes sosteniendo a una masa creciente de adultos mayores”.

Insisto en la necesidad de aprender a ser emprendedores porque los números que hoy da a conocer la compañía tienen un impacto personal y a nivel país. Es un ciclo, si no hay efectivo circulando no hay actividad económica, y eso para un país tiene repercusiones en materia de seguridad.

Identificar los desafíos para desarrollar liderazgo, Louise Goeser

Foto Notimex / Louise Goeser, presidenta y directora general de Siemens Mesoamérica

Mayra Martínez Medina

México, 23 Ago. (Notimex).- Desde joven desarrollé el gusto por el lenguaje de las matemáticas que me permitió entrar al mundo de la ciencia y la tecnología, siempre he pensado que ambas tienen un fin de ayuda masiva, contribuyen a mejorar el nivel de vida de las ciudades, platica con serenidad, Louise Goeser.

A pesar de su apretada agenda, la presidenta y directora general de Siemens Mesoamérica, se toma unos minutos para recordar que hace un par de años tuvo la oportunidad de decidir entre regresar a Detroit o quedarse en México. “Me gusta la cultura de este país, la gente, las construcciones, la calidez de las familias, los lugares coloniales”.

El gusto por la cultura mexicana, la ciencia, la innovación y alta tecnología inclinaron la balanza para que en junio de 2009 asumiera la presidencia y dirección general de la empresa de origen alemán.

Louise Goeser cuando habla de su administración en Siemens, se refiere a proyectos con alcance de largo plazo, “en la empresa pensamos en innovar para ofrecer soluciones que atiendan las necesidades de la gente a cincuenta años, y si se puede pensar en ir un poco más allá mejor”.

La oficina de Louise Goeser está al interior de las instalaciones de Siemens, ubicadas en la zona industrial Vallejo. En este espacio se reconoce como una mujer que gusta de los nuevos retos, sobre todo en áreas relacionadas con la alta tecnología. Así fue como estudió matemáticas en la Universidad estatal de Pennsylvania, “el lenguaje de las matemáticas me acercó a la tecnología”.

-¿Cuáles son los desafíos más significativos que  tiene en Siemens?   

– Saber comunicar a la gente que trabaja en esta empresa que la clave del éxito está en entender las necesidades del cliente e innovar para ofrecer soluciones. El mundo enfrenta varios desafíos, uno es la urbanización, actualmente más gente se traslada a vivir en ciudades. Entonces, estas zonas van a requerir mejor transporte, mejor sistema de tratamiento de agua, mejor sistema de generación y distribución de energía eléctrica. Las ciudades van a requerir una vida de mejor calidad en los servicios.      

En la empresa realmente pensamos qué va pasar los siguientes 50 años, qué vamos a necesitar. Con ello hemos identificado que requeriremos nuevos ingenieros y más ciencia para proveer soluciones que hagan de la vida de las ciudades una mejor experiencia a través de la calidad de los servicios.  

-Anteriormente ocupó cargos estratégicos en Whirpool y antes de Siemens, en Ford México ¿cuáles son las habilidades que caracterizan su liderazgo?

-Gran parte de los resultados en el trabajo se deben al hecho de tener un gran equipo. El trabajo lo hace la gente, yo sólo llevo la dirección.      

La dirección de Louise Goeser y ella, en lo particular, apuestan a que las energías renovables son un nicho de mercado estratégico en el futuro “el impacto del cambio climático es real”, dice.

 “La gran oportunidad de México y de cualquier parte del mundo es el desarrollo de tecnología verde así que, en Siemens enfrentamos el reto de la innovación tecnológica para la energía solar, nuevas turbinas de viento, debemos crear mejores sistemas para la generación y distribución de energía”.

Esta empresa multinacional es una de las principales proveedoras de equipos de generación y distribución de energía, además de equipos para la industria.

La visión a futuro para identificar las necesidades de las grandes ciudades a fin de ofrecer soluciones en innovación tecnológica fue la constante de Louise Goeser durante la entrevista,  “cómo proveeremos soluciones eficientes, sin duda necesitaremos nuevos ingenieros”.

Al referirse a esta necesidad, menciona que otro de los retos de la empresa es hacer que los nuevos talentos se sientan interesados por trabajar en Siemens, que vean en esta compañía la oportunidad de alto desarrollo tal como la visualiza ella, “estaré aquí mientras la empresa me de la oportunidad”.

mmartinez@notimex.com.mx

¿No es así cómo pensamos?

 

“Hoy el reto es hacer líderes que le den un sentido a lo que hacen, nosotros buscamos personas que quieran trabajar y no que vengan a trabajar, queremos gente que se comprometa, que vibre”, me comentó Ana Cristina Hernández, vicepresidenta de recursos humanos de Axa el 1 de julio de este 2010.

¿Cuántos de los 47 millones 137 mil 757 personas que figuramos en la estadística de la  Población Económicamente Activa (PEA) del país hacemos realmente lo que nos gusta?, ¿estamos en el lugar en que trabajamos por azares del destino o porque ha sido parte de nuestros objetivos de vida?

Hasta antes de conversar con la directiva de esta empresa francesa, con presencia en todo el mundo, estas interrogantes parecían intrascendentes; pero sacando cuentas después de los 20 años de edad, los días de la vida transcurren al interior de un centro de trabajo. Pasamos más tiempo con los compañeros de oficina y con el jefe que con los amigos y la familia; y no es para menos necesitamos los ingresos para vivir, por lo tanto “hay que cuidar el trabajo” ¿o no es así como pensamos?.

Cómo sería nuestra vida si las horas laborales las disfrutáramos, “que la gente vibre con su trabajo”, como lo comentó  la vicepresidenta de recursos humanos de esta compañía aseguradora.

¿Cuál sería el desempeño y los indicadores de productividad, y en consecuencia el desarrollo del país si las empresas invirtieran en la capacitación de liderazgo para sus directivos?. Formar un líder que, a su vez, forme líderes es un trabajo de suma responsabilidad.

Un líder debe sumar talentos para crear un trabajo que se refleje con buenos resultados, debe tener la capacidad de generar un ambiente confortable, identificar y optimizar las habilidades de cada miembro de su área, ofrecer soluciones, procurar el equilibrio.   

En México prevalece el sentimiento del autoritarismo ¿qué hora es?, la que usted diga señor. Ayudamos al más pobre, al que no hace sombra, en cuanto alguien empieza a destacar se vuelve blanco de guerra.

¿Cómo pensamos, cómo actuamos, por qué trabajamos, para qué trabajamos?, preguntas que aplican para el diseño de la macro y microeconomía.

Entender las emociones para formar líderes, el fuerte de Cristina Hernández

Foto: Notimex / Ana Cristina Herández, vicepresidenta de recursos humanos Axa

Mayra Martínez Medina  

México, 18 Ago. (Notimex).-  Reinventar, es el punto de partida en la dirección administrativa de Cristina Hernández, vicepresidente de Recursos Humanos de Axa. Está convencida de que el cambio que vive la sociedad tiene un impacto en el ámbito laboral, y las empresas enfrentan el reto de entender esos ajustes.

Su lenguaje corporal revela que las emociones de la gente es un tema que le apasiona y lo vive, no en vano tiene casi 20 años de experiencia laboral en las áreas de recursos humanos de distintas compañías. “Mi labor es encontrar al talento que haga sentido con la empresa, que la gente vibre con su trabajo”.

“Para mí los recursos humanos son muy importantes ya que el producto de cualquier empresa es hecho por personas, estoy convencida de que los mejores productos los diseña la gente más intrépida y capaz de una compañía”.

“El tema de las emociones va a hacer sentido dentro de las instituciones; aunque hoy no se ve claro, la gente se empieza a mover hacia allá. Esto hay que entenderlo como un cambio social y cultural”, reflexiona sentada de espaldas al ventanal de su oficina, desde la cual se puede ver el segundo piso del periférico.

Le experiencia que ha tenido en cuatro compañías, hoy le permiten identificar los cambios por venir en las áreas de recursos humanos. “Antes era el área que contrataba, pagaba y despedía gente. Hoy debe retener a los talentos, organizacionalmente estas áreas se están modificando porque debemos entender a los talentos si es que queremos retenerlos”.

“Si no queremos ver el cambio vamos a estar en problemas en el largo plazo porque  encontrar gente que trabaje es fácil; pero encontrar gente que quiera ir a trabajar es más difícil”, aseveró en tono de alerta.  

Después de varios minutos, concentrada mientras habla del reto que enfrenta el área que le compete, hace una pausa y dice “me apasiono con el tema, dime sino te he cansado”

Esto que te comento no es nada nuevo, lo hacen todas las empresas del mundo. En México estamos implementando modelos organizacionales que funciona en otro lado, por ejemplo, hay empresas que adaptaron salas donde las mujeres que acaban de ser mamás pueden sacarse la leche. Eso la gente lo agradece y rinde más. La empresa debe entender a su gente.

-A ti te toca seleccionar, convencer y couchear a los empleados de la empresa  ¿cómo te reinventas y  calificas tu trabajo?

–  En la empresa tenemos herramientas para medir el impacto de nuestra gestión, se hace a nivel mundial con un enfoque humanístico para medir el compromiso de la gente. Cada año podemos saber si para los empleados fue positiva la administración, entonces identificamos las inconformidades de la gente.

Siempre trabajamos en la compensación de los empleados, no puedes pretender que una persona se sienta satisfecha atacando un solo frente. Es decir, muchas empresas pueden pagar muy bien, pero el efecto sueldo no es suficiente. Hay otros aspectos permanentes como el reconocimiento; pero si solo das aplausos y pagas poco se van a ir, o al revés. Tienes que atacar todas palancas al mismo tiempo.

Cristina dice que se identifica con la empresa donde trabaja, el slogan de la compañía, dice,  va acorde a su personalidad: reinventando.   

Hay mucho por hacer, todos los días, descubrimos que tenemos muchas posibilidades, quedarnos en el statu quo es malo, creer que lo hacemos bien es casi empezar a suicidarnos.

Tras una breve distracción para ver quién pasa por el pasillo que está afuera de su oficina retoma la idea y concluye “cuando crees que vas a estar donde planeabas tienes que hacer nuevos cambios, creo que nunca nos vamos a detener”.

mmartinez@notimex.com.mx

¿Qué es el autoempleo?

autoempleo, ¿alternativa para vivir o sobrevivir?

Cada vez que sostengo una conversación con las autoridades encargadas de planificar el desarrollo de una localidad y dicen que impulsarán al talento mexicano a través del autoempleo que implica la compra de una franquicia o la venta por catálogo me pregunto  ¿así se resuelven las necesidades de crecimiento para este país?

¿Cómo queremos vivir?, ¿qué queremos ganar en la vida: dinero, aprendizaje, asegurar solamente una pensión sin importar el trabajo que se hace?     

Gustavo Guadarrama Bernal es el director general de Desarrollo Económico y Regulación del Comercio  en el municipio de Toluca, Estado de México. Me comentó que los próximos días en esta localidad  se llevará a cabo la Artexpo con la finalidad de atraer inversiones a la entidad; y al mismo tiempo contribuir a la generación de empleos.

Le pregunté  si de esa forma se resuelven los problemas de crecimiento a largo plazo en este país, si a través de este mecanismo la gente puede crecer, de lo contrario seguiremos siendo una Nación que vive del sector servicios; pero nunca podremos reactivar una economía para llegar a ser una potencia en crecimiento económico.

Me respondió que es una forma de impulsar a los emprendedores mexicanos  incentivándolos a que compren una franquicia o bien a que ingresen al sistema de multinivel es decir a la venta por catálogo.

Entiendo que es una medida emergente para tener dinero y resolver el problema del desempleo, pero me pregunto si nuestras autoridades saben el tipo de profesionistas que necesitará este país en el futuro y en función de ello ¿han entablado pláticas con las universidades para formar gente que aporte ideas y soluciones viables a México en un par de años?.

Pero no sólo eso, el crecimiento a cualquier nivel debe ir acompañado de una buena planeación, es ver un todo.

En un par de años ¿cuántos usuarios más del metro habrá?, ¿cuántos automóviles más saturarán las vialidades, cuántas universidades más requerirá el país, cuántos hospitales más, cuántas viviendas más?, ¿cuántas áreas verde más necesitaremos?

¿Cómo queremos vivir?, la población y la demanda tanto de bienes y servicios crece no así las ideas, ni la planeación ordenada con visión de largo plazo.