Acertar en el corazón de la gente, el blanco de Ana María Olabuenaga

Ana María Olabuenaga Chemistri, creativa

Mayra Martínez Medina México, 25 Ago. (Notimex).- “Nunca me planteo metas a largo plazo. No veo la vida tan a la distancia”. Y fue así, viviendo el presente, como Ana María Olabuenaga se volvió la autora de ideas que perduran como “Soy Totalmente Palacio”.

“Es más – confiesa – me sorprendió cuando mi marido me propuso matrimonio y me dio el anillo de compromiso. Me sorprendió que alguien supiera lo que quiere para toda la vida”. Cuando recuerda la forma en que le entregaron el anillo de compromiso todavía abre los ojos con una expresión de asombro, mirando la superficie de su escritorio rojo.

 “Soy Totalmente Palacio” es casi, casi un genérico, entre los consumidores mexicanos que sin más explicación refieren una buena y exclusiva posición económica. Olabuenaga Chemistri asegura: “mi trabajo no es banal, más bien es fantástico, es apasionante estar analizando la antropología del consumo”.

A diferencia de las empresas que todo el tiempo ajustan procesos de producción para optimizar resultados a fin de dar batalla en el mercado, Ana María trabaja con sentimientos.

Una vez más se acomoda en su silla de trabajo, coloca sus codos sobre el escritorio, extiende las manos hacia fuera y explica con su tono de voz fuerte y medio ronco: “es interesante observar al ama de casa cuando va al supermercado y visita cada uno de los pasillos, porque cada uno lo vive de manera distinta”.

 “Si ella entra al pasillo donde están los champús va a pasar mucho rato ahí porque se siente mujer, se quiere ver guapa; pero si el pasillo de junto es el de los detergentes y cosas de limpieza pasará menos tiempo, en ese pasillo está el ama de casa, es el pasillo de la rutina, del deber ser; por lo tanto, el rol entre un pasillo y otro es diferente”.

Después viene algo maravilloso: si esa mujer visita el pasillo donde están los pañales le dedicará un tiempo y cuidado especial, se va a quedar otro rato y al momento de pagar si los pañales son caros, dejará el champú que escogió. Esos momentos dentro de la tienda revelan una cantidad de emociones y aspiración de roles.

Mamá Lucha, es una creación de Ana María Olabuenaga, ¿cómo entiendes y manejas los polos de sentimientos, le hablas a la mujer que tiene 15 mil pesos para comprar en cualquier momento un vestido en el Palacio de Hierro; pero también a la ama de casa que va a la Bodega Aurrera?

-No son polos opuestos, cada producto tiene objetivos distintos, son audiencias distintas con aspiraciones diferentes, lo emocionante es encontrar cómo platicar con ellos. Eso me encanta. “En este trabajo me uso a mí misma. Trato de imaginar lo que se siente ir al supermercado con 180 pesos y mi vivencia la pongo al servicio de la cuenta para la que trabajo. Pienso que siempre hay algo de ti dentro de los consumidores.

“Trato de entender el contexto económico y político, y el por qué afecta a la gente. La gente, dentro de lo terrible busca una válvula de escape.

“Todo el tiempo las personas sienten y supongo que los grandes e importantes sentimientos son universales y atemporales, entonces si uno es lo suficientemente sensible, uno puede seguir acertando en el corazón de la gente”.

Su carrera inició a finales de la década de los 80. De entonces a la fecha ha presenciado una proliferación de opciones, tanto de productos como de canales de televisión.

Recuerda que “en los 80 había seis marcas de coches, hoy existe una gran cantidad de opciones. El cambio es brutal, y crea angustia para el consumidor”.

Para dimensionar el impacto del cambio, la empresaria egresada de la Universidad Iberoamericana trae a la memoria una anécdota.

“Cuando era niña había una película que no podía entrar a ver: El último tango en París, ni siquiera estaba clasificada para adultos. Hace un mes mi esposo me dijo ¿ya viste que está El último tango… en la televisión?, lo que más me impactó fue que estaba clasificada para adolescentes, eso habla de un relajamiento”.

-En medio de esta vorágine, en la que reconoces que los cambios no siempre son buenos ¿qué te ha mantenido como una publicista exitosa?

 – Que he tratado de tocar honestamente el corazón de la gente, ir imaginando a las personas, hacer de una comunicación masiva, una comunicación personal. Eso es apasionante.

NTX/MM Mujer10 mmartinez@notimex.com.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s