Archivo mensual: noviembre 2010

Convencer con la verdad, el trabajo de Patricia Debeljuh

Foto Notimex / Patricia Debeljuh

Por Mayra Martínez Medina

México, 22 Nov. (Notimex).- Las empresas de Estados Unidos con más de tres mujeres en el consejo directivo reportan rendimientos 45 por ciento superiores a aquellas que tienen menos de tres mujeres. Este es uno de los muchos datos recabados por Patricia Debeljuh en su trayectoria como académica, investigadora y asesora de empresas en temas de desarrollo humano.

Patricia Debeljuh vino de Argentina a México para presentar el libro Mujer y liderazgo del cual es coautora.  Tiempo antes realizó posgrados y doctorados en Italia, Roma y España. Después de los primeros estudios fuera de su país regresó a casa para poner en práctica lo aprendido “estaba muy motivada por la oportunidad de estudiar fuera. Me movieron los temas de gestión de valores”.

Esta argentina, licenciada en relaciones industriales (equivalente a recursos humanos)  descubrió el gusto por la academia, pero también por el mundo corporativo “no quería ser una investigadora de biblioteca, quería entender a las empresas y que las empresa entendieran la importancia de complementar el  trabajo de la mujer, el hombre y el de las propias empresas”.    

“Con el tiempo identifiqué que dentro de las empresas hay pocas posibilidades para el desarrollo de la mujer. Lo entendí desde la realidad de Argentina donde muchas mujeres, por las condiciones económicas del país trabajan. Y hay quienes tienen que sacrificar lo personal por lo profesional”.

Serenidad, fue la expresión permanente en el rostro de Patricia mientras exponía algunos de los puntos relevantes de su trabajo. Con el tiempo, dijo, comprendí que hay un fenómeno por atender, ¿por qué las compañías no pueden conciliar las necesidades personales con las empresariales?

Desde este cuestionamiento una de las primeras tareas fue escuchar a las mujeres que llegaron a posiciones directivas, para tener un referente de cómo le hicieron. También puse atención en escuchar a mis alumnas para tener un panorama de investigación enriquecedor.

Después de varios años de docencia, investigación y asesorías, Patricia está convencida de que “las organizaciones tienen que empezar a conciliar los intereses personales, de las nuevas generaciones de empleados con los de la empresa o van a fracasar en algún momento por la falta de talento”. Hoy las nuevas generaciones buscan contratos laborales flexibles, aseveró

La entrevista se realizó en el IPADE, ubicado en la colonia Claveria. ¿Patricia por qué habríamos de creerte?

-La verdad es atractiva por si sola. Yo estudié la gestión de la ética, transmito valores a través de lo que enseño y uno de los temas es la conciliación del trabajo entre  hombres y mujeres. La experiencia me indica que cuando la gente piensa y reflexiona lo que quiere a nivel personal, se convence sola.

Cuando uno transmite valores y la gente se da cuenta de que es un medio para desplegar su potencial  se convence. No tengo que hacer nada más.

Desde siempre, las investigaciones de Patricia han estado alineadas a la realidad de las empresas “me gustan los temas de educar a la gente, a los jefes, etc”. Yo me convencí de la importancia y el valor de estos temas. Hay que replantear la actual cultura laboral. Los números son un argumento.

NTX/MM Mujer10

Anuncios

Lo importante es el balance, Claudia Herreramoro

Claudia Herreramoro, directora corporativa de P&G Foto Notimex/ Javier Lira Otero

Por Mayra Martínez Medina México, 08 Nov. (Notimex).- ¿Te consideras una mujer exitosa?, por su puesto. He alcanzado todas mis metas, en lo personal y en lo laboral. Si para llegar al puesto que tengo hubiera tenido que renunciar a ser mamá hubiera dejado el trabajo, para mí era importante ser una persona íntegra, reafirma Claudia Herreramoro, directora corporativa de Procter & Gamble México.

Claudia, es ingeniera industrial de profesión, el ascenso al cargo que desempeña fue una carrera corporativa de 18 años. “He tenido oportunidad de redefinir qué es éxito. Cuando empecé a trabajar pudo haber sido ocupar el cargo de CEO de la compañía; pero con el tiempo fui ajustando el concepto”.

La capacitación y aprendizaje han sido clave en el ascenso corporativo de Claudia “no he dejado de aprender, constantemente participo en foros, pláticas y otras actividades. Así me aseguro de seguir siendo competitiva en el mercado”.

Claudia es de complexión delgada, practica natación y atletismo. Con entusiasmo platica: “la compañía me dio las herramientas para desarrollar mis habilidades. Me siento orgullosa de trabajar en una compañía que es número uno, porque a mí también me gusta ser ganadora”.

La oficina de Claudia está al interior del corporativo Procter & Gamble, en la colonia Vista Hermosa, Ciudad de México. En un sillón de su oficina recordó que haber asumido responsabilidades desde muy joven en la empresa – empezó como becaria-, fue fundamental en su formación como líder dentro de la compañía.

Desde la visión organizacional, la empresa donde trabaja aplica programas de entrenamiento que desarrollan las habilidades de la gente para impulsar su evolución dentro de la compañía y canalizarla al área adecuada.

De todas las herramientas que la empresa ofreció a Claudia, la más importante, para ella, fue la del balance de vida. “También es importante tener un balance como mujer, en este sentido la compañía ha ido a la vanguardia para contribuir a la flexibilidad de este balance”.

Además, platicó, me siento cómoda en una compañía donde somos evaluados con base en resultados y no por trabajar de ocho de la mañana a cinco de la tarde. “En mi caso mi jefe no sabe a qué hora llego o a que hora me voy”.

-¿Con qué de todo lo que hay en esta empresa te identificas?

-Es muy importante que los valores de la empresa y del individuo sean compatibles, de los cinco valores de la empresa, tres son compatibles con mi vida. El primero es la pasión que yo defino como actitud frente a la vida. Soy una convencida de que 10 por ciento de las cosas que nos pasan no hay remedio, pasan. Pero, 90 por ciento son consecuencia de cómo reaccionamos a ese 10 por ciento.

La segunda es la honestidad estoy en una empresa que me evalúa por cómo hago las cosa. La tercera es el liderazgo. Desde chica me gustaba ser triunfadora, ganar. Esto va de la mano con pasión. Me siento orgullosa de trabajar en una compañía líder porque me gusta ser líder.

 -Hoy, ¿cómo defines el éxito?

 -Si estoy ante un nuevo proyecto visualizo cuál es el éxito que se espera de ese proyecto, entonces empiezo a delimitar las estrategias y a seleccionar a la gente con la que llegaré hasta eses punto. Como persona, el reto es definir hasta donde quiero crecer, el cielo es el límite pero sin descuidar la parte familiar.

En lo personal y laboral me gusta ser competitiva. Por ejemplo, en el deporte siempre busco mejorar tiempos. Con la pareja me ocupo de mejorar la relación. ¿Cómo hago para ser competitiva en todo?. Lo peor que le puede pasar a una persona es estancarse.

MTX/MM