Convencer con la verdad, el trabajo de Patricia Debeljuh

Foto Notimex / Patricia Debeljuh

Por Mayra Martínez Medina

México, 22 Nov. (Notimex).- Las empresas de Estados Unidos con más de tres mujeres en el consejo directivo reportan rendimientos 45 por ciento superiores a aquellas que tienen menos de tres mujeres. Este es uno de los muchos datos recabados por Patricia Debeljuh en su trayectoria como académica, investigadora y asesora de empresas en temas de desarrollo humano.

Patricia Debeljuh vino de Argentina a México para presentar el libro Mujer y liderazgo del cual es coautora.  Tiempo antes realizó posgrados y doctorados en Italia, Roma y España. Después de los primeros estudios fuera de su país regresó a casa para poner en práctica lo aprendido “estaba muy motivada por la oportunidad de estudiar fuera. Me movieron los temas de gestión de valores”.

Esta argentina, licenciada en relaciones industriales (equivalente a recursos humanos)  descubrió el gusto por la academia, pero también por el mundo corporativo “no quería ser una investigadora de biblioteca, quería entender a las empresas y que las empresa entendieran la importancia de complementar el  trabajo de la mujer, el hombre y el de las propias empresas”.    

“Con el tiempo identifiqué que dentro de las empresas hay pocas posibilidades para el desarrollo de la mujer. Lo entendí desde la realidad de Argentina donde muchas mujeres, por las condiciones económicas del país trabajan. Y hay quienes tienen que sacrificar lo personal por lo profesional”.

Serenidad, fue la expresión permanente en el rostro de Patricia mientras exponía algunos de los puntos relevantes de su trabajo. Con el tiempo, dijo, comprendí que hay un fenómeno por atender, ¿por qué las compañías no pueden conciliar las necesidades personales con las empresariales?

Desde este cuestionamiento una de las primeras tareas fue escuchar a las mujeres que llegaron a posiciones directivas, para tener un referente de cómo le hicieron. También puse atención en escuchar a mis alumnas para tener un panorama de investigación enriquecedor.

Después de varios años de docencia, investigación y asesorías, Patricia está convencida de que “las organizaciones tienen que empezar a conciliar los intereses personales, de las nuevas generaciones de empleados con los de la empresa o van a fracasar en algún momento por la falta de talento”. Hoy las nuevas generaciones buscan contratos laborales flexibles, aseveró

La entrevista se realizó en el IPADE, ubicado en la colonia Claveria. ¿Patricia por qué habríamos de creerte?

-La verdad es atractiva por si sola. Yo estudié la gestión de la ética, transmito valores a través de lo que enseño y uno de los temas es la conciliación del trabajo entre  hombres y mujeres. La experiencia me indica que cuando la gente piensa y reflexiona lo que quiere a nivel personal, se convence sola.

Cuando uno transmite valores y la gente se da cuenta de que es un medio para desplegar su potencial  se convence. No tengo que hacer nada más.

Desde siempre, las investigaciones de Patricia han estado alineadas a la realidad de las empresas “me gustan los temas de educar a la gente, a los jefes, etc”. Yo me convencí de la importancia y el valor de estos temas. Hay que replantear la actual cultura laboral. Los números son un argumento.

NTX/MM Mujer10

Anuncios

Lo importante es el balance, Claudia Herreramoro

Claudia Herreramoro, directora corporativa de P&G Foto Notimex/ Javier Lira Otero

Por Mayra Martínez Medina México, 08 Nov. (Notimex).- ¿Te consideras una mujer exitosa?, por su puesto. He alcanzado todas mis metas, en lo personal y en lo laboral. Si para llegar al puesto que tengo hubiera tenido que renunciar a ser mamá hubiera dejado el trabajo, para mí era importante ser una persona íntegra, reafirma Claudia Herreramoro, directora corporativa de Procter & Gamble México.

Claudia, es ingeniera industrial de profesión, el ascenso al cargo que desempeña fue una carrera corporativa de 18 años. “He tenido oportunidad de redefinir qué es éxito. Cuando empecé a trabajar pudo haber sido ocupar el cargo de CEO de la compañía; pero con el tiempo fui ajustando el concepto”.

La capacitación y aprendizaje han sido clave en el ascenso corporativo de Claudia “no he dejado de aprender, constantemente participo en foros, pláticas y otras actividades. Así me aseguro de seguir siendo competitiva en el mercado”.

Claudia es de complexión delgada, practica natación y atletismo. Con entusiasmo platica: “la compañía me dio las herramientas para desarrollar mis habilidades. Me siento orgullosa de trabajar en una compañía que es número uno, porque a mí también me gusta ser ganadora”.

La oficina de Claudia está al interior del corporativo Procter & Gamble, en la colonia Vista Hermosa, Ciudad de México. En un sillón de su oficina recordó que haber asumido responsabilidades desde muy joven en la empresa – empezó como becaria-, fue fundamental en su formación como líder dentro de la compañía.

Desde la visión organizacional, la empresa donde trabaja aplica programas de entrenamiento que desarrollan las habilidades de la gente para impulsar su evolución dentro de la compañía y canalizarla al área adecuada.

De todas las herramientas que la empresa ofreció a Claudia, la más importante, para ella, fue la del balance de vida. “También es importante tener un balance como mujer, en este sentido la compañía ha ido a la vanguardia para contribuir a la flexibilidad de este balance”.

Además, platicó, me siento cómoda en una compañía donde somos evaluados con base en resultados y no por trabajar de ocho de la mañana a cinco de la tarde. “En mi caso mi jefe no sabe a qué hora llego o a que hora me voy”.

-¿Con qué de todo lo que hay en esta empresa te identificas?

-Es muy importante que los valores de la empresa y del individuo sean compatibles, de los cinco valores de la empresa, tres son compatibles con mi vida. El primero es la pasión que yo defino como actitud frente a la vida. Soy una convencida de que 10 por ciento de las cosas que nos pasan no hay remedio, pasan. Pero, 90 por ciento son consecuencia de cómo reaccionamos a ese 10 por ciento.

La segunda es la honestidad estoy en una empresa que me evalúa por cómo hago las cosa. La tercera es el liderazgo. Desde chica me gustaba ser triunfadora, ganar. Esto va de la mano con pasión. Me siento orgullosa de trabajar en una compañía líder porque me gusta ser líder.

 -Hoy, ¿cómo defines el éxito?

 -Si estoy ante un nuevo proyecto visualizo cuál es el éxito que se espera de ese proyecto, entonces empiezo a delimitar las estrategias y a seleccionar a la gente con la que llegaré hasta eses punto. Como persona, el reto es definir hasta donde quiero crecer, el cielo es el límite pero sin descuidar la parte familiar.

En lo personal y laboral me gusta ser competitiva. Por ejemplo, en el deporte siempre busco mejorar tiempos. Con la pareja me ocupo de mejorar la relación. ¿Cómo hago para ser competitiva en todo?. Lo peor que le puede pasar a una persona es estancarse.

MTX/MM

El talento no tiene sexo, María del Carmen Bernal

Por Mayra Martínez Medina

Foto Notimex / Javier Lira

México, 25 Oct. (Notimex).- No concibo una sociedad, una familia o una empresa sin que hombres y mujeres interactúen por igual, ambos son personas con talentos que se complementan. Cada uno expresa el talento de manera diferente, al ser distinta la forma en que a nivel cerebral procesan la información.

Por ejemplo, yo soy totalmente hemisferio derecho y he tenido que desarrollar capacidades de frontal izquierdo para realizar cuestiones financieras, matemáticas, todo lo relacionado con lo numérico. El conocerme me facilita buscar gente que me complemente, platica María del Carmen Bernal, directora del Centro de Investigación de la Mujer en Alta Dirección del IPADE.

Mientras toma su desayuno enfatiza que el objetivo del centro que dirige es demostrar a las empresas con argumentos e investigación, los beneficios que a nivel organizacional y económico representa el hecho que la mujer ocupe cargos directivos o de liderazgo.

Desde los puntos de vista social y económico, a las empresas les conviene tener mujeres directivas. Para ello, decidimos dirigir la mirada hacia las mujeres que actualmente ocupan estos cargos para que platiquen su experiencia de vida, que compartan cómo le hicieron para encontrar su balance de vida.

Maricamen, como le llaman en el centro, pone los codos sobre la mesa, con fuerza extiende las palmas de las manos para comunicar: “tenemos la responsabilidad de formar a la generación de mujeres jóvenes que viene detrás de nosotros y que tiene alto potencial de dirección y liderazgo”.

La Doctora Bernal, como le llaman otros, forma parte del equipo de trabajo que al interior del IPADE se encarga de formar a las mujeres líderes -algunas de ellas entrevistadas para la serie Mujeres de éxito-.

-¿En lo personal, cómo te preparas para formar a las mujeres líderes y directivas?

-Me he planteado varias cosas, una es ser muy disciplinada, cuido los tiempos que dedico a mi familia, al trabajo y a mi preparación profesional. Tengo claro cuáles son las actividades no negociables en mi vida.

Mira, dice al tiempo que inhala y endereza un poco más el torso sobre el respaldo de la silla, lo asemejo al dormir o comer, no son cuestiones negociables, son esenciales y como tal deben estar en el marco de mi trabajo, de mi familia y de mi desarrollo personal. Entonces para hacer lo esencial debo ser disciplinada.

También busco espacios para reflexionar y meditar. Hace tiempo tuve una experiencia que dañó mi salud. Eso me llevo a tomar la decisión de saber que hay prioridades en la vida y que son necesarios lo espacios para pensar y reflexionar.

Ahora, para facilitar mi trabajo integré equipos que me aportan lo que no tengo. Muchas veces las mujeres tenemos tensión todo el tiempo al querer dar más en un área donde no tenemos talento natural. Por eso es tan importante el tema del autoconocimiento, descuidas las habilidades naturales en lugar de enriquecer el equipo con gente que te complementa.

El autoconocimiento, insiste, te ubica en la realidad, haces lo que tienes que hacer, estás donde debes y disfrutas lo que haces.

Maricamen es pedagoga de profesión. En cuanto pudo retomó el tema de la importancia de la mujer para la actividad económica, empresarial y social.

-Desde tu perspectiva, ¿en qué factores habría que incidir para sensibilizar a los demás de esta importancia?

-Considero que es importante incidir en el factor cultural, porque hay una mentalidad machista, y ésta es aprendida en todos lados. Tenemos que remitirnos al cómo nos han educado en casa y para trabajar. Es un factor que viene desde generaciones atrás.

Cuando me ofrecieron este cargo me pareció un reto interesante porque el mundo de los negocios es el mundo de los hombres. Ahora hay que cambiar la mentalidad, hay profesores que no conciben dar una sesión dirigida a hombres y mujeres.

Ha sido tan fuerte el boom de la mujer que ahora es necesario apoyar al hombre, “no lo han comentado varias empresas, el hombre también busca el balance de vida”.

Es un tema interesante, la complementariedad, cada quien aportando lo suyo sin perder la esencia.

Simplemente extraordinario, la filosofía de Grace Lieblein

Mayra Martínez Medina

Grace Lieblein, directora general de General Motors México

México, 20 Sep. (Notimex).-  Un poco de extraordinario para cada día, es algo más que el slogan de la actual campaña de General Motors para posicionar el Spark, es la actitud con que Grace Leiblein vive cada día.  

Lo aprendí de mi madre, la mujer más optimista del mundo. Siempre me enfoco en resolver lo que está en mis manos, no mal gasto mi energía.  Mira, estira el brazo para tomar una servilleta desechable sobre la cual empieza a dibujar  tres círculos, uno dentro de otro.

En el círculo más pequeño escribe con mayúsculas control, en el siguiente círculo influencia y en el último, el más grande, no controlable.

Al terminar de escribir, deja la pluma y se frota las manos simulando angustia. Mucha gente se preocupa por resolver lo que está fuera de su alcance. Yo me concentró aquí, dice apuntando al centro del círculo más chico, en lo que está a mí alcance y sí puedo controlar.

La directora y presidenta general de General Motors México dice que el éxito de su carrera es la combinación de muchos aspectos “sin mi vida personal yo no podría tener éxito. Disfruto a mi familia, para mí es muy importante. Tengo casi 30 años de casada y una hija de 19 años”.

Tengo al mejor es esposo del mundo, tenemos buena comunicación y lo más importante recibo mucho apoyo de él, sé que siente orgullo de mí. También es ingeniero de General Motors; pero además es un gran papá y un gran amigo. Él y  yo viajamos dentro del país nos gusta la historia y la comida.

Desde que entró a esta sala, una de las varias que hay en la planta de San Luis Potosí donde General Motors fabrica el Aveo, Grace no ha dejado de sonreír. Será porque además de haber aprendido a mantener un estado de ánimo en positivo, cuida de su bienestar  “para desestresarme hago ejercicio, me dedico tiempo, de lo contrario no podría con todo”.

-¿Cómo alcanzaste el éxito en esta compañía?

-Mi carácter me ayuda, además al ser de California  mi punto de vista consideraba muchos más aspectos, en ese sentido tenía más aportaciones para la planta. Tuve la oportunidad de estar en diferentes áreas del proceso de producción y expandir mis conocimientos, lo que al mismo tiempo me permitió conocer para elegir dónde estar.

-¿Elegiste la dirección general?

– No. Bueno, si y no. Yo era jefe de negocio de los crossover. Estando en ese puesto mi jefe me preguntó si me interesaba manejar el producto en México; pero manejar un país era muy diferente.

Me gusta el puesto de presidenta porque cada día tengo la oportunidad de conocer y tratar con alguien diferente. A la gente de las plantas, de los centros de distribución o del gobierno. Para mí la interacción con los demás es gratificante.

-El consejo de Administración de General Motors en México es en su mayoría de hombres, ¿cómo te ganaste el respeto, la confianza y disposición de su trabajo?

-Estos puestos son difíciles para las mujeres; pero mi filosofía es que de mis resultados depende mi credibilidad y a través de mis resultados logro cambiar la percepción de la gente

Siempre que llego a un lugar me ocupo de identificar el legado que voy a dejar antes de avanzar al siguiente puesto. En el caso de México me siento con mi equipo para analizar la situación actual y así saber cómo puede ser la del futuro.

El trabajo en equipo es muy importante, fue la única manera de salir de la crisis que vivimos en el 2008. Hace referencia al tiempo en que la compañía se apegó al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos. “Cuándo pensamos que habíamos terminado y lo peor había pasado, venía algo peor”.    

En mi administración no sigo un el libro de prioridades como en otros lados, son tantas que después ninguna es prioridad. En cambio si tenemos un enfoque donde poner el total de energía, sólo así podemos cambiar y avanzar.

-¿Y en este momento cuál es el enfoque donde concentras el total de tu energía?

-En identificar qué experiencia extraordinaria podemos ofrecer al cliente.     

NTX/MM Mujer10

Directora de un banco, una vez más: Nicole Reich

Nicole Reich, directora general de Scotiabank

 Por Mayra Martínez Medina

México, 15 Sep. (Notimex).- El buen sentido del humor define a Nicole Reich. Ser la única mujer directora general de un banco en México, tiene sus ventajas: te toman el teléfono rápido y te dan cita si la pides. Segundo, nunca te toca mal sentada porque somos poquitas mujeres, comenta mientras ríe sentada cómodamente en un sillón giratorio de su oficina.

Entré a la banca por un poquitín de casualidad. Hace 20 años la directora general del banco Scotiabank buscaba un trabajo para combinarlo con la maternidad. Al paso del tiempo creo que hice un buen equilibrio entre la vida personal y la profesional, cuando empecé en el banco tenía un hijo y tuve dos, eso quiere decir que encontré la forma de hacerlo bien. Yo te diría que es un arte, ríe una vez más al hablar de sus experiencias.

Al inicio de mi trabajo nunca imaginé que podía ser la directora general de un banco. Después me di cuenta de que esa ambición estaba cada vez más cerca, me fui enamorando del sector bancario. Tuve oportunidad de estar en casi todas las áreas del banco, así que lo conozco desde dentro.

Cuando empecé mi pensamiento era que el banco me quedaba cerca de casa, las sucursales abrían de nueve de la mañana a cinco de la tarde; todo ese tiempo que me ahorraba de traslado me permitía estar con mi hijo. Nunca salí a esa hora, no conozco a ningún director que no haya hecho algún sacrificio, algunas vez te pierdes el cumpleaños de un hijo; pero aun así aprendes a identificar cuando es más importante una cosa que otra, tanto en el sector bancario como en cualquier otro aspecto.

Para Nicole Reich de Polignac no es nuevo llevar la dirección general de un banco. “Aquí les causa novedad que una mujer maneje un banco a mí no, siempre me enfoqué en hacer mi trabajo. Fuí la primera mujer manejando un banco en República Dominicana, Perú y Chile. Para mi es una vez más”.

“Cuando se presentó la oportunidad de manejar el banco en México, encantada. Para uno es un sueño regresar a su propio país”.

 Ascender es aceptar retos y aventuras distintas, me divertía y me sigue entusiasmando hacer cosas nuevas porque cuando estás en posiciones más grandes vas teniendo ambiciones. Para mí fue básico no tener miedo a los movimientos laterales, esto me permitió llegar al lugar don estoy.

Nunca dije no a los movimientos, nunca condicioné estar en un área distinta a un título más grande o a una oficina más bonita. Para mí lo importante era hacer y aprender algo nuevo. Los movimientos son buenos, te dan experiencia y la oportunidad de conocer más gente; entonces aprendes el negocio desde diferentes perspectivas. Así que nunca temí los movimientos laterales, yo pensaba en lo que aprendería.

 -¿Qué habilidades crees que vieron los directores del banco para ofrecerte la dirección general en México?

 -Ríe una vez más y contesta: en general cuando todos proponemos una persona para ocupar un cargo es que esté apasionada por su trabajo, que no le tenga miedo a los retos, que sea una persona íntegra.

 También te diría que hay un elemento de liderazgo para asumir una dirección general o una dirección. A mí me gusta trabajar con la gente, ser incluyente ¿cómo voy a atender el mercado de las mujeres sino tengo mujeres trabajando en el banco?.

Otro de los aspectos que te ayuda a subir posiciones es la capacitación que le das a tu gente. Tengo mucha pasión por lo que hago, trato a las personas como me gusta que me traten a mí. Lo bonito de estos puestos es influir en temas importantes, por ejemplo a mí me gusta que seamos una institución socialmente responsable.

Yo cuido el servicio a clientes y la calidad del servicio. Es decir no se pueden entender las posiciones de poder sino van acompañadas de una gran responsabilidad, eso es un hecho.

-¿Cómo quieres que sea recordada tu administración en Scotiabank?

– Espero no tener que ser recordado todavía, suelta otra carcajada. A mí me gustarían dos cosas, ser reconocida por mi equipo como una persona que los ayudo a crecer y en el banco como un gran empleador, que siempre antepuso el interés del cliente antes que otra cosa.

NTX/MM Mujer 10

Nunca dejar de prepararse, María de Lourdes Dieck

Foto Notimex / Ma. de Lourdes Dieck, Dir Gral del ITESM Campus Santa Fé

Por Mayra Martínez Medina

México, 13 Sep. (Notimex).- Transcurría el año 2004, llegué a casa, le dije a mi esposo que el doctor Luis Ernesto Derbez, entonces secretario de Relaciones Exteriores, me ofreció ser embajadora en la Unión Europea. ¿Y qué le dijiste?, preguntó. Que no.

Pero Luli, tú siempre dices que este país tiene que aprovechar más  las oportunidades con la Unión Europea. Imagínate el reto que significa representar a tu país.

Seamos sinceros, le contesté, ¿cómo le hacemos?. Por ese tiempo tenía yo un chiquito, Pedrito que estaba en prepa. Luli cursaba los primeros  años de la carrera, y mi hija la grande estaba terminando la universidad; además mi esposo tenía su trabajo en Monterrey.

En mi casa siempre tomamos decisiones en familia cuando se trata de la profesión de mi esposo y de la mía. Tú dime profesionalmente qué quieres hacer, me dijo. Si tú quieres,  toda esta familia te va a apoyar.

Entonces acepté ser embajadora en la Unión Europea, Bélgica y Luxemburgo por casi tres años, platica María de Lourdes Dieck Assad, directora general del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey campus Santa Fé, en la Ciudad de México.

Desde que estudié mi carrera: economía, pensaba en algún día  tener un impacto muy grande dentro de mi país, quería contribuir a solucionar algunos de los problemas económicos y sociales.

En la terraza de su oficina, la doctora Dieck habla de su pasión por la  macroeconomía, cursó  la maestría y el doctorado en Estados Unidos, porque así se lo marcó el destino con diversas oportunidades. Pero, sin perder de vista su objetivo de contribuir en algún momento a favor de México.  

Al paso del tiempo, uno identifica la razón por la cual María de Lourdes ha dedicado su vida a la academia. Tiene una calidez que atrapa, y tan solo con la mirada es capaz de transmitir  tranquilidad y confianza. En su personalidad asoma el talento para persuadir a los demás de sus valores y convicciones de vida a través del conocimiento. 

Ella fue asesora en el Banco Mundial, catedrática en Estados Unidos y México, coordinadora de asesores en la Secretaría de Economía, subsecretaría de asuntos económicos en la Secretaría de Relaciones Exteriores, embajadora en la Unión Europea y actualmente directora general del ITESM campus San Fé.

En esta carrera, su esposo ocupa un lugar importante “los dos tenemos sueños parecidos”.  Cuando nos conocimos él quería trabajar en una institución internacional. Yo le decía: está bien; pero que tenga beneficios para México. Con esta afinidad se casaron “combinábamos nuestros intereses”

Al poco tiempo de casados le dije “regresa a terminar el doctorado”. Lo había truncado para casarse conmigo. Su respuesta fue si lo hacemos los dos está bien sino no hay doctorado.

Mi replica fue que el doctorado era más importante para él; pero fue enfático. Los dos somos economistas, dijo, por qué va a ser diferente, somos hombre y mujer que quieren hacer algo por su país; así que nos vamos los dos al doctorado. “Él  es un marido muy importante en mi vida”, platica con aire de ternura.

Con esta decisión de pareja llegaron a Austin, Texas. En Estados Unidos residieron nueve años. A su esposo le ofrecieron trabajo en Washington, dentro del Banco Mundial y ella trabajó en su pasión; la docencia en la Trinity University. Ambos consolidaron capital intelectual, reconocimiento  y buenas posiciones en sus ámbitos de trabajo.  

Los dos estábamos muy bien; pero había llegado el momento de “decidir qué queríamos hacer el resto de nuestra vida como familia”. Era principios de 1995, mandamos mensajes a México de que estábamos interesados en regresar. A ambos nos ofrecieron trabajo. A él en el gobierno de Nuevo León y a mí en el Tecnológico de Monterrey,  en Monterrey.

María de Lourdes reconoció que en su trayectoria profesional otro logro importante fue el haber escrito el libro Macroeconomía con aplicaciones para América Latina. Fue un trabajo conjunto con dos premios nobel de Economía y un colega del Tecnológico de Monterrey. “Sentí que contribuí a la educación de mis alumnos y la de otros profesores. En el libro resumo la información y ejemplos para enseñar la economía en México”.

“Siempre he disfrutado enormemente enseñar economía. Siempre me ponían que soy una apasionada de la economía porque cuando algo te gusta lo comentas, lo haces, emana de tu manera de ser y hacer”.

En la vida uno nunca debe dejar de prepararse, hay principios básicos que no cambian; pero el mundo se mueve. Al principio de mi carrera pensé que debía seguir preparándome porque veía modelos de referencia en mis profesores, ellos eran doctores y habían escrito libros, era la única manera de llegar a tener ese impacto que para mí era importante.

NTX/MM

Alimentar la autoconfianza, la actitud de Marisol Angelini

Mayra Martìnez Medina

México, 08 Sep. (Notimex).-  Internamente me alimento de mis logros, por pequeños que sean en mi interior los hago grandes y me doy un reconocimiento. Este autoreconocimiento alimenta la confianza que tengo en mí porque en el ámbito laboral es fácil que la mujer se deje caer y pierda la confianza en ella misma.   

“La mujer tiende a castigarse mucho más que el hombre, tenemos que hacer que cuando algo salga mal tomarlo como parte del aprendizaje y movernos hacia el siguiente paso”.

“En el momento que se da un logro muy grande hay que ponerlo muy alto internamente esto es muy importante para el talento femenino dentro de las empresas”.

Marisol Angelini, hoy viste de viernes, más casual. Así lo permite este día la oficina.

La vicepresidenta de mercadotecnia de Coca Cola de México transpira alegría y fortaleza, al paso del tiempo de la entrevista dijo “yo creo en la energía positiva” y verdaderamente lo transmite. En el día a día, lo definiríamos como que tiene buena vibra.     

Llegar a esta responsabilidad no fue fácil, “honestamente me costó encontrar mi camino. Me explico, me remonto 25 años atrás. Mi papá me dijo estudias medicina, ingeniería o abogacía, mis padres siempre me inculcaron que yo tenía que prepararme; nunca entró el diálogo de te vas a casar, vas a tener un hijo”.

Estudié ingeniería tres años, lo hacía bien, me iba bien. Después, por razones de la vida ya estaba estudiando administración de empresas, mercadeo en particular. Enseguida encontré que era lo que quería hacer y me aboqué a hacerlo lo mejor que puedo.

Sentada frente a un jardín del corporativo, ubicado en Polanco, platicó que en el momento en que encontró  su pasión se abrieron, de manera exponencial, las oportunidades.

Tengo la convicción de prepararme siempre, porque es importante construir el capital intelectual, no sé lo que la vida me tiene preparado; pero sé que cualquier oportunidad la tengo que tomar. Creo que esa mentalidad hace que a lo largo de la vida se te presentan muchas oportunidades. Una te lleva a la otra.

-¿Cuáles son las habilidades que te han dado éxito dentro de Coca Cola?

-Cuando viene un proyecto nuevo yo soy la primera que levanta la mano para estar ahí porque me va permitir pensar con gente de otros ámbitos, es una forma de preparación continua.

Yo me siento cómoda no estando en mi zona de confort. En este proceso fue importante el apoyo de mi esposo. Él me ha acompañado en estos saltos profesionales, tener un compañero que apoye me ha permitido avanzar.

Marisol es madre de una hija, “encontrar el balance entre ser madre, profesionista y esposa, es un tema que cada quien en lo particular sabe donde está”.  

Todo lo que yo hago en estas facetas, lo hago lo mejor que puedo, nunca he pretendido ser la súper mamá ni la súper esposa. A mí me ha funcionado dedicarme a vivir el momento, hacerlo bien.

Cuando estás contenta haciendo lo que haces la energía fluye. Yo le pongo empeño en ser feliz con lo que la vida me da, si hay circunstancias que no puedo controlar, me concentro en lo que sí puedo.

Como líder en la compañía su responsabilidad es transmitir el sentimiento de bienestar cuando uno dando lo mejor, hacer un esfuerzo extra.

Un líder debe tener determinación, perseverancia porque los cambios siempre provocan resistencia en la gente. Uno debe probarse a sí mismo que las decisiones tomadas siempre son las mejores, la vida te pone a prueba, ocurren cosas que pareciera vas en sentido contrario. Cuando llegas a la meta viene la satisfacción.

NTX/MM Mujer 10